mausoleo-slider-intro-1920x400
solis-slider-intro-1920x400
pocitosslider-intro-1920-400
mvdmausoleoslider-intro-1920-400
Lunes, 15 Febrero 2010 22:02

El Gran invento de las Capitales Culturales

Seguramente, ni la propia Melina Mercuri, en su etapa como Ministra de Cultura de Grecia allá por el año 1985, era consciente del éxito que iba a tener su idea de crear cada año una Capital Europea de la Cultura.

Cuando ahora se cumplen 25 años desde aquella primera designación que recayó en Atenas, se ha podido comprobar que es uno de los mejores métodos para impulsar ciudades secundarias, dotarlas de buenas infraestructuras y favorecer el interés por la cultura y el turismo dentro y fuera del país de que se trate.

Buen ejemplo de lo dicho es la pugna que hay en España entre nada menos que 13 ciudades que pretenden conseguir la nominación: Alcalá de Henares, Burgos, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Málaga, Oviedo-Gijón-Avilés, Pamplona, San Sebastián, Santander, Segovia, Tarragona y Zaragoza.

 En 2010 hay novedades: un ciudad que no es del todo europea, como Estambul, y toda una región industrial en lugar de una capital: la cuenca del Ruhr. Y además, la húngara Pécs.

Ruhr, cuando la industria y la mina se hacen obras de arte

Aunque el título oficial es el de Capital Europea de la Cultura, en el caso de Alemania, esa capitalidad afecta a la amplia zona que comprende la región metropolitana del Ruhr y su célebre cuenca, en la que se incluyen 53 ciudades, la más importante es Essen, que acogerá más de 300 proyectos culturales y 2500 eventos durante todo el año mostrando una región innovadora y fuera de lo común.

Su lema para este año es “El cambio a través de la cultura, la cultura a través del cambio”, y pretenden mostrar al mundo que Ruhr no seguirá la estela de nadie, sino que será el futuro. 

Durante más de un siglo la cuenca del Ruhr ha estado dominada por la industria del acero y del carbón. Hoy, las minas de carbón, los gasómetros, los altos hornos y las fábricas de cerveza forman parte del gran Patrimonio Industrial reflejado en multitud de monumentos.  100 salas de conciertos, 120 teatros y más de 200 museos, marcan el pulso de su intensa vida cultural. Essen que fue en tiempos pasados la principal ciudad minera de Europa, es una ciudad apasionada por la cultura, residencial con una zona peatonal muy animada llena de actividad y comercios así como grandes espacios verdes que se extienden hasta el lago Baldeney.
                                    
El Valle del Ruhr, junto con los ríos de Emscher y Lippe ha recuperado su belleza natural con sus paisajes verdes y una gran variedad de espacios de recreo al aire libre. En el Parque de Emscher tuvo lugar uno de los grandes eventos del año con la gran exposición de arte emscherKUNST.2010 al aire libre, que contó con artistas de renombre internacional y dió a los visitantes una visión de la gran transformación que está teniendo lugar en toda la región. La gran apertura del año 2010  tuvo lugar el 9 de enero en el complejo industrial Zeche Zollverein en Essen, declarado Patrimonio de la Unesco, lugar elegido para el acto inaugural en el que asistió el Presidente alemán Horst Köhler. 

"La ciudad sin fronteras" será el lema de Pécs, en el sur de Hungría, como Capital Cultural de Europa en 2010, una ciudad que se caracteriza por mezcla étnica, su proximidad con la región de los Balcanes, su historia, su clima y su arquitectura. La ciudad, de unos 160.000 habitantes y en la que viven hasta nueve minorías, es uno de los más importantes centros culturales de Hungría y disfruta de un clima casi "mediterráneo", único en el país.
                       
Entre sus muestras más destacadas se encuentra una gran exposición sobre la "Bauhaus", un movimiento arquitectónico que tuvo importantes representantes en Pécs, entre ellos Marcel Breuer, llamado también "el maestro de la Bauhaus", que nació en esta ciudad. Otro de sus ciudadanos ilustres es Victor Vasarely, conocido como "el padre del op-art", que será el tema principal de una muestra internacional con reflexiones contemporáneas sobre su obra.

Entre los proyectos del año cultural destaca la reestructuración de la histórica fábrica de porcelana "Zsolnay", conocida  internacionalmente, que albergará un barrio cultural. La ciudad, llena de espacios públicos, como plazas, patios, parques y callejones, servirá de escenario para un sinfín de programas callejeros que, aprovechándose de su clima, reanimarán Pécs.

Pécs es una ciudad con un pasado ilustre, un clima templado, excelentes museos y algunos de los mejores monumentos romanos, medievales y otomanos del país. Situada entre los ríos Danubio y Drava, Pécs es llamada también la “Italia húngara”, por su ambiente mediterráneo.

También es un importante centro educativo y cultural y en 2010 muestra todo su potencial como Capital Europea de la Cultura en el que tendrá especial protagonismo su antiguo monumento, la Primitiva Necrópolis Cristiana de Pécs, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y su universidad, la más antigua de Hungría. Pécs es una ciudad peculiar con un gran patrimonio histórico, fruto de la influencia de las diversas culturas que han dejado sus huellas en esta ciudad con mil caras. Hoy en día es una ciudad donde convive la cultura croata, alemana y romanesca.

Entre otros lugares de interés turístico destacan la Mezquita de Gazi Kasim Pasha, el edificio más grande aún en pie en Hungría desde la ocupación turca entre 1543-1686, la Catedral y el Museo Arqueológico. La zona peatonal, en el centro de la ciudad, está repleta de cafés y restaurantes. Las calles Kiraly y Ferencesek son perfectas para probar restaurantes húngaros, donde deben probarse los csülkös sztrapacska, unos deliciosos fideos de patata con queso.

Estambul restaura lo antiguo y construye la vanguardia

Caracterizada por la profunda historia política, religiosa, artística y cultural, la ciudad puente entre Europa y Asia ofrece en 2010 una nueva visión de la cultura europea en la que tendrán su espacio la cultura islámica, mezclada con iglesias cristianas, museos históricos, y nuevos proyectos relacionados con el urbanismo y la arquitectura.

 El esfuerzo de renovación que ha supuesto su nombramiento como Capital Europea de la Cultura, ha llegado a algunos de sus grandes símbolos, como Santa Sofía, ahora convertida en museo, o la Mezquita de Solimán, las dos más grandes mezquitas de Estambul que acaban de ser restauradas, al igual que una parte del Palacio Topkapi.

La visita a Estambul permite descubrir obras clásicas religiosas, como la Mezquita Azul o la Basílica de Santa Sofía, como también grandes y nuevas construcciones, como las zonas recuperadas en los barrios industriales, un nuevo Puerto Otomano, y numerosos proyectos que buscan la mejora del bienestar de la ciudad, encabezado por arquitectos de gran renombre, tales como Zaha Hadid, Massimiliano Fuksas y MVRDV. Los proyectos más importantes son el Kartal Pendik, cedido a Zaha Hadid, que ha producido un cambio drástico dentro de una zona industrial, a 20 kilómetros del Cuerno de Oro, y la transformación del estrecho de Kücükcekmece, que ha realizado Llewelyn Davies Yeang.


fuente: skyscanner