pocitosslider-intro-1920-400
solis-slider-intro-1920x400
mausoleo-slider-intro-1920x400
mvdmausoleoslider-intro-1920-400
Martes, 23 Marzo 2010 01:57

Balance primario positivo para el XII Festival de cine de Punta del Este

Una actividad mucho mayor que la de 2009, con un presupuesto muy inferior al de otros de la región “bien aprovechado” y algunos “errores” para corregir con vistas a futuras ediciones, es el balance primario del XIII Festival de Cine Internacional de Punta del Este, que realizó para FM Gente el director artístico Álvaro Buela, de la productora Pauta Comunicación.


Esta semana habrá un balance conjunto entre la firma organizadora y las autoridades municipales.
“Tenemos la opinión, más o menos consensuada, de que el festival salió muy bien. Nos jugamos a acciones arriesgadas, que creo que salieron muy bien. Los errores fueron mínimos en función del volumen de actividades, de invitados y de películas”, reseñó Buela, apenas finalizada la decimotercera edición del festival de cine puntaesteño.

En tanto director artístico de Pauta Comunicación, empresa organizadora por segundo año consecutivo y último de acuerdo a lo acordado con la Intendencia de Maldonado, Buela adelantó que esta semana planteará a las autoridades municipales algunos puntos a tener en cuenta en futuras ediciones.

“Estamos en pañales (en organización. Un festival de cine implica una ingeniería de producción muy compleja y hacerlo como lo hacemos nosotros es casi quijotesco. Para profesionalizar esto habría que hacer determinados movimientos, que son de exclusivo resorte político. Seguir haciendo un festival en estas condiciones, con una organización que se renueva cada dos años va a hacer muy difícil generar identidad y una marca festival Internacional de Punta del Este”, opinó.

A su juicio, eso se construye con años: “necesita mucho más tiempo para generar los contactos internacionales, generar la experiencia y la historia para que el festival llegue a aprovechar el potencial que tiene”.

Trabajar con el público

Buela indicó que la participación del público en el festival es uno de los puntos a evaluar. Aun sin cifras consideró que, en promedio, hubo “un poco más de gente” que otros años. Recordó que los locatarios “no tienen incorporado” este festival y por lo tanto asisten poco a las salas. No obstante, “hubo funciones multitudinarias”. “Creo que estas son las cosas que hay que trabajar todo el año. El festival ocurre en siete días pero se debe proyectar todo el año”, consideró.

El FICPE tuvo un presupuesto de US$ 200 mil, un importe que a muchos resultó increíble teniendo en cuenta que se proyectaron 80 películas, 150 invitados, una muestra itinerante y llegada a centros educativos, además, de otras actividades paralelas es un presupuesto increíble. “Aprovechamos ese pequeño presupuesto al máximo”, dijo el director artístico, quien a modo de ejemplo señaló que la muestra de cine independiente de Buenos Aires (BAFICI) se organiza con US$ 1,5 millones para muchas más películas pero la misma cantidad de invitados. “Ingenio, acuerdos, apoyos de embajadas de diferentes países, nos dieron un soporte importante para proyectos que de otra manera no hubieran sido posibles.”

El Festival del futuro

Para Buela, el futuro dependerá de las autoridades municipales que asuman en julio próximo: “hay muchas cosas que corregir y muchas otras que deben mantenerse”.

Dijo que Pauta buscó “sembrar cosas que puedan mantenerse y pervivir” a estos dos años de gestión. A modo de ejemplo, citó la primera edición del Work in Progress para películas uruguayas en construcción que seguramente seguirá en próximas ediciones. Otras acciones para que el festival de cine no se entienda solamente como una exhibición de películas desconocidas, fue hacer la muestra itinerante y crear instancias de reflexión, en las que incluso participaron organizadores de otros festivales.

También destacó que se generó una interacción entre periodistas, directores y actores de muchos lados del mundo. “Los invitados nos decían que nunca han visto un festival tan horizontal. José Wilker, que es un ícono y que en Brasil es casi imposible de entrevistar, andaba con la delegación, comía con nosotros y paseaba por Gorlero. Esas cosas las posibilita el festival y lo hacen atractivo para los invitados”, precisó.


fuente: fmgente