solis-slider-intro-1920x400
mvdmausoleoslider-intro-1920-400
mausoleo-slider-intro-1920x400
pocitosslider-intro-1920-400
Viernes, 11 Diciembre 2009 06:09

Pintó pintar

por Lucía Inés Bagnasco
desde Punta del Este

Respondiendo a la convocatoria de la Junta local del balneario, uruguayos, y turistas pintaron la rambla de Piriápolis. La rambla, de 5 kilómetros, fue construida por el visionario Don Francisco Piria, a imagen de la Costa Azul, y para dar mayor realce aún al que se considerara el mejor balneario de América del Sur.


En 1913 Piria describía en el folleto “Piriápolis pintoresco, de colosal porvenir”: “Si todas las playas fueran dignas de ser centros balnearios, indudablemente Francia, España, Italia, Inglaterra y otras naciones cuyas dilatadas costas abarcan una extensión considerable, tendrían los balnearios a centenares, más aún, a millares…

Para que un balneario pueda dársele con justicia ese nombre, y a él concurran los turistas de todas partes, es preciso que reúna grandes y múltiples bellezas. Requiere, en primer término, playa suave, mansa, gradualmente inclinada, exenta de todo peligro; lecho de arena fina sin guijarros; agua salada en pleno océano; bosques soberbios, a ser posible donde el turista pueda disfrutar de la fresca ubría y el sano hálito rico en oxígeno y fragante de esencias vegetales; montañas cubiertas de verde; fuentes de agua minerales; muchos caminos, muchos paseos, fácil acceso y cómoda y rápida vialidad; hoteles con ramblas soberbias y otras muchas cosas reclamadas por el confort moderno que debe concurrir a dárselas la iniciativa del hombre. ..
Piriápolis. Bosques estupendos, montañas cubiertas de vegetación, fuentes de aguas minerales en la cumbre de los cerros, playa suave, mansa, de fina arena, extensa, interminable. Allí puede decirse que se va a recobrar fuerza, a recuperar salud, a almacenar vida… Toda la flora, toda la fauna del Uruguay se encuentran reunidos en los boques vírgenes de los cerros de Piriapolis. …La avenida de los Argentinos, sobre la playa con 4.000 metros de extensión, toda enmurallada, circundada de doble baranda, pilares de luz eléctrica, vasos enormes y estatuas de bronce monumentales….”

Pues si, esta rambla maravillosa descripta en 1913, sus pilares, sus barandas y sus vasos enormes fueron los que se re  pintaron el pasado fin de semana.

Lo bueno fue que se reunieron jóvenes y no tanto; los que se habían inscripto días antes, y otros, que paseaban y al ver la movida pidieron balde y pincel.

Un grupo de argentinos, preguntó, creyendo que se trataba de una competencia o de la grabación de una ficción. Informados, pidieron pincel y no sólo pintaron uno de los vasos gigantes, también se llevaron interesantes muestras de pintura en sus ropas, lo que resultó una aventura y una anécdota más de su paseo.

Más de 400 personas se sumaron a la convocatoria, que dicen, sería imitada en otros lugares.

De destacar la buena onda de los funcionarios municipales, la policía, los inspectores de tránsito, que entre otras cosas, enseñaban a pintar a los más chicos y alcanzaban refrescos a los voluntarios.

Un día de alegría y compartir una actividad que resultó divertida, además del comentario generalizado, “al que vea rayando o estropeando lo que pinte……”

Tal vez, esta forma de realizar obras para la comunidad resulte en un cuidado mayor de los bienes públicos.

Bienvenida la iniciativa y que se repita.

El Portal también pintó


Turistas en obra