mausoleo-slider-intro-1920x400
solis-slider-intro-1920x400
mvdmausoleoslider-intro-1920-400
pocitosslider-intro-1920-400
Lunes, 13 Julio 2009 23:08

Recetar un hotel, guerra en paz

por Sergio Bañales                  
Personalmente no conozco ningún empresario en la actividad turística que se haya hecho rico o esté dentro de los más poderosos del mundo,  y creo que esto nunca sucederá  ya que pertenecer al turismo en el rubro que sea, estimo que es una opción de vida y no una meta económica.

 
Tenemos corazón,  alma y gran vocación de servicio, pensamos mucho en los demás y no porque no tengamos autoestima, es que quien no piense así no deberá perder el tiempo en el turismo.
 
Sin embargo ricos dueños de laboratorios existen muchos y cada vez son más.

Es que es un rubro en el que se cuenta con la “ayuda” y a veces “complicidad” de los médicos, quienes por diversos incentivos recomiendan tal o cual medicamento de tal o cual laboratorio.

Esto todos lo sabemos y como todos tenemos precio en la vida, esto es lo que estamos valiendo.

Lamento por el ser humano que no sea al revés que quienes vendamos placer y felicidad no seamos los mas beneficiados económicamente, aunque pensándolo bien seguro que si fuera así, volcaríamos gran parte de nuestra riqueza en pagarle mejor a los guías, a los mozos y a los choferes, que son casi siempre la primera cara que ve el turista.

Pero esto aun no es así y por ello es que no debemos descansar buscando caminos para que no nos sigan robando mas protagonismo de nuestra profesión que es tan valida como cualquier otra, pero que se presta para que incursionen todo tipo de intrusos e informales.  
 
A pesar del placer que me permiten mis vacaciones, estas ideas raras me surgieron estando muy relajado hace unos días con mi familia y disfrutando a pleno del tiempo libre y el relax y leyendo el muy ilustrativo y estratégico cartel en la piscina termal del Argentino Hotel de Piriápolis (capitulo que continua), que indica las instrucciones para utilización de las mismas y también los beneficios terapéuticos para mejorar la salud, que provee el estar allí inmerso.

Estime entonces que estaba allí por propia voluntad y porque estoy muy informado acerca de los beneficios que me brinda usufructuar de todos los servicios y actividades ofrecidas por este complejo y que si muchos no estaban allí era porque quizás ignoraban estas posibilidades que no son de merced pero que realmente valen la pena como inversión en uno mismo.

Pensé entonces que una posible salida elegante para recuperar esos clientes que los laboratorios nos han quitado, podría ser competir limpiamente dentro del mismo sistema o sea que un Doctor en lugar de prescribir un fármaco para el estrés, emita una receta que indique y recomiende por ejemplo un tratamiento anti-estrés en un centro de “talasoterapia” o que recete un “estimulo de circulación sanguínea” a través de unas sesiones brindadas en un Centro Termal o que sencillamente un psicólogo entregue una orden a su paciente que sea valida para unas sesiones de masajes descontracturantes y relajantes para un Club de Spa.                      
 
Con la idea de apostar a lo natural, a lo sano y saludable estimo que en muchos casos será posible evitar ingerir tantas sustancias químicas y adhiriendo quizás medicinas homeopáticas como elemento complementario y de sustentabilidad del sistema.

Seguro que habrá que ponerse a trabajar en leyes, decretos y demás, pero ciertamente será posible en la medida en que los empresarios privados muevan sus brazos y neuronas y comiencen a tirar ideas sobre la mesa para viabilizar una metodología.

De esta forma se abre un gran abanico para los hoteleros de todas las regiones del país, no solo termales que podrán adherirse al sistema de acuerdo a su infraestructura, nivel de servicios e inventiva. El procedimiento sería igual que cuando se paga una receta, el secreto será buscar formas de “incentivo” para los Médicos y en tercera instancia lo atrayente que pueda ser la propuesta de parte de las Instituciones Hoteleras, Centros Termales u otros hacia las Mutualistas que son en definitiva quienes acogerán el proyecto.

A pensar empresarios y a apoyar Gobierno, que estaríamos dentro de los parámetros de un Uruguay “Natural y Sano” que es la marca país que estoy recomendando en este momento, lo que nos daría la posibilidad de una campaña que demostraría la responsabilidad del Turismo en la salud …pero sin fármacos.

Estimo que a esta altura los laboratorios ya habrán hecho su “temporada”, por lo que si les sacamos algunos clientes no se van a enojar.

ARGENTINO HOTEL UN  ATRACTIVO DE POR SI.

Deseo destacar que en esta estadía que año a año repetimos en familia, seguimos comprobando el alto nivel que tiene la cocina en el Argentino Hotel, la gran simpatía, profesionalidad y respeto que tienen sus mozos, Karen, Excelsa (María), Evaristo y Ángel quienes nos reciben con una sonrisa en todo momento y que sin dudas es uno de los principales atractores que tiene este Hotel, que mas allá de su leve estilo “conservador”, mantiene su encanto y esa gran posibilidad de estar con niños y poder delegarlos en el personal de animación y entretenimientos que hacen su trabajo de forma muy responsable.

Tan solo el hecho de apreciar la construcción y decoraciones que tiene el edificio de este hermoso Palacio, nos deja con una sensación de gran timidez a quienes vivimos en residencias comunes y de esta forma valoramos aun mas su majestuosidad.

Su diaria cartelera de actividades y espectáculos no descansa y hay para todas las edades y en distintos horarios con la participación de grandes personalidades de la música, el arte, la poesía, escritores y presentaciones de diversos productos.

Los uruguayos debemos apoyar estos emprendimientos empresariales que merecen una mejor suerte, ya que el Argentino Hotel es una impresionante estructura que no es fácil de mantener y que a diferencia de otros poderosos económicamente, solo cuenta con una buena organización y un gran grupo humano comandados por su principal ejecutiva la Señora Renee Pereira.