Lunes, 15 Febrero 2010 15:17

Turismo y Cambio Climático: antecedentes internacionales, preguntas nacionales

Written by
Rate this item
(0 votes)
por Eliseo Sequeira
Antecedentes  internacionales - Un documento reciente de la Organización Mundial del Turismo, titulado “de Davos a Copenhague”, se inicia diciendo que “el turismo y los viajes son contribuyentes vitales a la economía global, y especialmente importante para muchos países en desarrollo. El turismo es una vía efectiva para redistribuir bienestar y un catalizador para la igualdad de géneros, la preservación cultural y la conservación de la naturaleza.” Para el Uruguay lo es, puesto que el año pasado los ingresos por turismo superaron los de la industria cárnica, hasta ese entonces referente de la economía nacional.


“Como el clima define el largo y la calidad de la temporada turística, afecta las operaciones turísticas e influye en las condiciones que atraen y detienen al visitante, el sector es considerado altamente sensible al clima”. De perogrullo, todos lo sabemos, pero es muy importante recordarlo.

La Primera Conferencia Internacional sobre Cambio Climático y Turismo, organizada por la OMT, fue hecha en Djerba, Túnez, en el 2003. En ésta se exhortaba a la industria turística a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

La Segunda Conferencia Internacional sobre Cambio Climático y Turismo, fue hecha en Davos, Suiza, en el 2007. En ésta el énfasis fue puesto en la urgente adopción de políticas de turismo sostenible.

También en el 2007, la OMT lanzó su “Servicio de intercambio de información sobre Clima y Turismo”. El sitio sólo tiene 23 documentos y el último fue puesto en marzo de 2008.

Como en todas las otras áreas, el tema de turismo y cambio climático es reciente, y digan lo que se diga oficialmente, se ha avanzado poco y a los tropezones. No es de extrañar pues también al igual que en las demás áreas se cruzan intereses políticos, económicos, científicos … y ambientales.

Preguntas nacionales

Después de repasar estos antecedentes internacionales, hay algo que me extraña. Cuando acepté escribir para el Portal, en la primer nota decía: “Y las ideas pueden venir de organizaciones, o de los directamente afectados. Sólo resta tirarlas arriba de la mesa, y estar dispuestos a trabajar sobre ellas. Y si alguien ve un problema, que ayude a buscar la solución.” Y esa aseveración venía después de indicar cómo un productor ovino impulsó un servicio que le ahorró millones de dólares al sector ovino nacional. Sin embargo nunca recibí un comentario ni una consulta en ninguna de las notas, por lo que se me plantean una serie de opciones (el listado no es exhaustivo, sólo pretende tirar un camoatí al medio de la tribuna):
-    Nadie lee mis notas.
-    Las leen pero no entienden nada.
-    Las leen pero temen preguntar (si ésta es la opción, no olvidar que no hay peor gestión que la que no se hace).
-    A nadie le interesa el clima y el cambio climático referido a  su actividad.
-    A nadie le afecta el clima y el cambio climático referido a su actividad.
-    Todos han recibido suficiente información acerca de los efectos del clima y cambio climático a través de la prensa y de los organismos oficiales, que les permite ajustar su operativa con éxito.

Sigo pensando que “El sentido común me indica que en el Turismo hay mucho para hacer.”  Pero en ninguna actividad de ciencia aplicada se puede trabajar aislado de la realidad. Y es el que está en la actividad el que sabe dónde le aprieta el zapato, y el que vive el día a día. Lo más probable que para muchas preguntas no tengamos la respuesta. Pero lo mejor que podemos hacer es buscarlas juntos.

Para terminar, otra experiencia del campo:

En el marco del desarrollo de un servicio para épocas muy lluviosas, llegamos en plena sequía al campo de un productor lechero. El único alimento que disponía para sus animales era una avena. Si no comían, morían de hambre. Si comían, corría el riesgo de muerte súbita por lo que se conoce por “intoxicación por nitrato-nitrito”. Ya habían muerto animales en la zona por dicha causa. Éramos 3 veterinarios, 2 estudiantes, un laboratorista y un agrónomo. Juntamos conocimiento, experiencia, sentido común y calle. Nos quedamos todo el día haciendo pruebas, y dimos una opción de manejo para que se alimentaran los animales. Ninguno murió, y sabemos que la práctica sugerida fue rápidamente adoptada por otros.

www.portaldeluruguay.com


Read 2182 times