Martes, 04 Agosto 2009 06:06

“Vale cuatro”: Más preguntas sobre la inversión en turismo

Written by
Rate this item
(0 votes)
por Alejandro Butler
desde Santiago de Chile

Los comentarios recibidos sobre el tema de los subsidios al turismo, demuestran que vale la pena debatir, cuestionar, imaginar nuevas formas de hacer las cosas. Más allá de algunas llamativas ausencias en el debate, los aportes realizados, aunque insuficientes aún, actualizan una necesaria reflexión que ojalá se siga alimentando con aportes que motiven la creatividad, la innovación y el desarrollo del turismo.


Una de las coincidencias de todos los aportes es la relevancia de esta actividad en la economía de un país como Uruguay. Si estamos de acuerdo en eso, con más razón debieran promoverse espacios para reflexionar y promover el intercambio de opiniones e ideas. Qué bueno sería por ejemplo la existencia de un Foro turístico permanente, en el que por ejemplo una vez al año se reunieran los principales actores del sector a analizar la situación, a escuchar experiencias existosas, a planificar juntos el desarrollo de la actividad.

Hace unos cuantos años (si mal no recuerdo debe de haber sido por el año 95 o 96) me tocó participar en un trabajo de investigación y plan de marketing para Punta del Este, encargado por la Liga de Fomento y Turismo del balneario. En esa oportunidad logramos reunir en el Cantegril Country Club a referentes de la actividad del balneario y recuerdo que una de las actividades realizadas fue un ejercicio que denominamos “expectativas cruzadas”, en el que cada sector planteó sus expectativas a los demás. Así intercambiaron evaluaciones, críticas y aportes los transportistas, los servicios públicos, el sector hotelero, el gastronómico, etc. Cada uno se fue de ahí sabiendo lo que los demás esperaban de él. Lo que cada uno haya hecho con lo que se le dijo, es otro cantar, pero creo que fue una experiencia muy productiva. Ejercicios como ese debieran actualizarse con frecuencia.

Aquel trabajo lo complementamos con una investigación sobre la demanda en Argentina y Brasil. La clave está en escucharse, y sobre todo, en escuchar al cliente. No tengo información respecto a si ese tipo de estudios se han vuelto a realizar, supongo que sí, aún cuando no se hagan públicos, pero qué bueno sería que las políticas en materia de turismo fueran políticas de Estado. Esto es, con proyección de largo plazo, con consensos políticos que saquen “el palo en la rueda” al desarrollo del sector.

Decir esto puede ser considerado agraviante… no es para poner nervioso a nadie. No me refiero a ninguna administración en particular sino a todas. Se hace mucho por el sector, sí, pero ¿se hace lo suficiente? ¿Se hace lo correcto?

Estoy en estos momentos en Santiago de Chile participando en el Business Travel Meeting a donde fuimos invitados a exponer algunas de nuestras experiencias en materia de eventos motivacionales y viajes de incentivo. Uruguay debiera estar mucho mejor representado! y lo digo precisamente porque aunque cumpliré con lo que vine a hacer, siento que como país estamos perdiendo una oportunidad más… (cuántas perderemos!). No me considero preparado para vender Uruguay como destino, hay gente mucho mejor preparada que yo para hacerlo, aunque haré lo mejor que pueda (además aunque somos muy poquitos, no soy el único uruguayo por acá). Aquí debiera estar el Ministerio de Turismo liderando la presencia de Uruguay y sus principales operadores. Sin excusas. Aquí no solamente está el Gobierno del Estado de Rio como principal sponsor, de quien podrá pensarse que tiene muchos más recursos que el Ministerio de Turismo de un país pequeño como Uruguay (¿?), están también presentes diferentes regiones de Chile, con gente que tuvo que hacer casi tantos kilómetros como nosotros para llegar hasta aquí. Hay gente de Colombia, de Costa Rica, de Estados Unidos, y muchas veces representantes de ciudades, no solo de países. El representante del Gobierno del Estado de Rio explicó su decisión de invertir en el BTM hace minutos, en la inauguración del evento en la Viña Santa Carolina, y lo hizo con números: “El año pasado visitaron Brasil 190.000 chilenos y un 30% fueron a Rio. Queremos que sean más los chilenos que visiten Brasil y más los que elijan Rio como su destino. Queremos aprovechar esta gran vidriera que es el BTM para presentarle a compradores especializados de las tres Américas las virtudes de Rio para realizar turismo de negocios y viajes de incentivo…”.

La columna pasada buscó la polémica, buscó reacciones. Ese es mi estilo y lo asumo. Las palabra “merecidos” y “subsidios” en el título, fueron elegidas adrede.

Coincidimos con Antonio en que no se trata de subsidios sino de inversiones y que la clave no está en evaluar si esas inversiones son merecidas o no, sino cuál es su retorno para el país. Sólo evaluando en esos términos la inversión en turismo, podrán definirse políticas de largo plazo y criterios de inversión que aseguren resultados.

Pienso que los 8 millones de dólares que el Mintur invirtió en el 2007 en promoción del turismo interno y receptivo son necesarios, pero en el reporte del Mintur no queda claro el retorno de esa inversión, ni mucho menos los criterios usados para su asignación. Decir que el retorno es obvio, no alcanza. Debiéramos orientar la gestión (en especial la pública), a generar resultados y a rendir cuentas de lo que se hace y se invierte (o se gasta).

Por ejemplo, la inversión realizada en el evento TC 2000, parece mucha, sin embargo no me caben dudas respecto a que debió ser una inversión con alto retorno para el balneario y para todos los involucrados. En ese sentido podrían también pensarse otro tipo de iniciativas (inversiones), que también podrían tener un gran retorno. Por ejemplo:

-          Así como se invirtió en automovilismo, aún cuando sin duda es un deporte y un espectáculo de elite (como lo es el Balneario), ¿qué se hace para atraer a Uruguay eventos internacionales de golf, o de náutica por ejemplo? Si se hace algo… creo que no se ha comunicado lo suficiente… y aún así… ¿no se puede hacer más? ¿Se evaluó el retorno de invertir en este tipo de eventos? (por ejemplo hace pocos años se realizó en Uruguay el mundial de Optimist, pero no se aprovechó la oportunidad y dejó pérdidas muy importantes para los organizadores que contaron con muy poco apoyo).

-          Si pretendemos ser un destino turístico internacional no puede ser que no sepamos hablar inglés. El Senador Mujica dijo que lo pondría obligatorio desde primaria y sospecho que no tendrá opositores a la idea, pero mientras tanto… porque no podemos esperar tanto… ¿Por qué no eliminar los aportes patronales (beneficio para el empleador) y los aportes del trabajador (beneficio para él), por ejemplo durante 6 meses, a trabajadores del sector turismo (hotelería, gastronomía y transporte) que salven un examen internacional de inglés (First Certificate), como forma de estimular a las empresas a enviar a estudiar a su gente y al trabajador con un estímulo económico concreto? Una idea similar vi hoy anunciada por el gobierno de Chile, en el diario El Mercurio: Los trabajadores podrán dedicarse full time a capacitarse durante hasta 5 meses, cobrando el 50% del seguro de paro. Mi idea era un poco diferente, pero con la misma inspiración de fondo. (a propósito, me impresionó que El Mercurio destine una Sección del diario -una página- al tema educación, y otra -dos páginas- a Salud y Tecnología… “dime las secciones de la prensa de tu país y te diré en qué país vives”).

-          ¿Por qué no estimular mediante becas en el exterior, la realización de estudios de postgrado en Turismo, o mediante estímulos fiscales la repatriación de profesionales uruguayos que están trabajando en el mundo y que mucho podrían aportar al desarrollo del sector?

-          ¿Por qué no topear la carga impositiva (impuestos y patente) para autos de lujo? Suena una medida muy impopular. Inimaginable para algunas posturas ideológicas. Sin embargo puede ser otra herramienta para que vengan más turistas a gastar en nuestro país y así darle trabajo a más uruguayos. Esto atraería turistas de la región que no pueden tener autos de alto valor en sus países por motivos de seguridad y ayudaría al posicionamiento del balneario top de la región (los visitantes no solamente recuerdan los paisajes, también les queda grabada la limpieza, la tranquilidad, la calidez, y también los jardines, los autos de lujo, los barcos y los jets privados en el aeropuerto… aunque pueda parecernos un tanto patético… la farándula del lujo existe y puede darle trabajo a mucha gente).

-          ¿Por qué no resolver de una vez los permisos para la construcción de un gran centro de convenciones en Montevideo en alguno de los lugares en los que ya se han proyectado (Estación Gral. Artigas o Punta Carretas entre otros) y que el gobierno Municipal no ha sido capaz de facilitar? La adecuación y ampliación del complejo del LATU es un avance importante, en el que el gobierno habría invertido 250.000 dólares. De nuevo pregunto… ¿es mucho? ¿es poco? ¿en relación a qué? ¿cuál es el plan de marketing de ese proyecto? ¿quién lo gestionará? ¿cuál es el retorno esperado de esa inversión?

-          ¿Por qué no subsidiar a transportistas de todo tipo en la venta de pasajes con destino Uruguay con estadías de más de tantos días?, ¿o por ejemplo bajando o eliminando las tasas de embarque de regreso? O sea, se le dice al Turista que si se queda más días, la tasa de embarque de regreso la paga el Mintur… ¿No sería esto más coherente que devolverles el IVA?

-          ¿Por qué no resolver de una vez la independencia económica de la DINACIA? Increíblemente este sería el principal requisito pendiente para cumplir con las exigencias del gobierno de Estados Unidos para subir la categoría de nuestro país en materia de aviación civil, motivo por el cual es probable que hoy estemos dejando de recibir cientos de turistas americanos que tienen miedo de volar a Uruguay…

-          ¿Por qué no promover acuerdos entre los diferentes partidos políticos para definir políticas de largo plazo en materia de turismo, haciéndolos escuchar a los actores privados del sector en instancias como la planteada del tipo Foro Turístico Nacional?

-          ¿Por qué no separar el área de Deporte del Ministerio y crear para ello una Dirección especializada ya sea en el ámbito del Ministerio de Educación y Cultura o en el de Salud Pública?, para así poner más foco y profesionalismo en el desarrollo del Turismo. La segunda actividad económica del país ¿no se merece un Ministerio exclusivo?

-          ¿Por qué no implementar un certificado de calidad propio del Mintur, asociado a la marca Uruguay Natural, del tipo “Premio Nacional de Calidad”, que estimule la premiación de los mejores casos de cada año en diferentes categorías, pero que al mismo tiempo genere ciertos estándares de calidad y beneficios para quienes se certifican y mantienen ese estándar?

En fin, son solamente algunas ideas sueltas, “de afuera” y “de atrevido”… tal vez algunas de ellas ya se han evaluado, implementado o descartado, o incluso tal vez ya existan… bueno… si es así… poco se sabe. Acepto el desafío de alimentar el debate desde este lugar, limitado por cierto. Aliento a quienes se animen a sumarse, a que aporten su conocimiento y experiencia. El Turismo los necesita mucho más que a mis reflexiones y preguntas.

Por último, un saludo para la nueva CIPETUR y un agradecimiento a Antonio por la invitación. Trataré de aportar a este nuevo emprendimiento con este mismo estilo frontal, atrevido, curioso, inquieto.

A propósito… en quince días estaré planteando algunas preguntas atrevidas a quienes se animan a llamarse “periodistas especializados en turismo”.

Se trata de comunicarnos mejor y ayudar a que otros también lo hagan. El Uruguay es un buen lugar para hacerlo. En eso estamos.

Read 1589 times