Martes, 19 Mayo 2009 05:39

Argentina: el mercado aéreo del hortelano.

Written by
Rate this item
(0 votes)
por Luis Alejandro Rizzi
desde Buenos Aires

El movimiento de pasajeros en el transporte aéreo del año 2008 en la Argentina fue inferior al mejor año de la década del 90. Hay menos aeronaves afectadas al cabotaje que en la última década del siglo XX.


Sol, una empresa feeder argentina, intenta volar a Madrid desde Montevideo y para tal fin estaría constituyendo una sociedad en el hermano país del Uruguay.

Aerolíneas Argentinas y Austral aun no han definido un plan de negocios aunque en fuentes que merecen respeto se habla de compra o alquiler de aeronaves de ultima generación y esperamos que no pase como cuando se compraron los “727-200” excelente avión al que jamás se le encontraron rutas para utilizarlos con racionalidad.

Andes necesita de los subsidios provinciales para explotar rutas de cabotaje y en los vuelos “charter” encuentra un alivio para sus finanzas.

Sin embargo es usual decir el “mercado está en la Argentina”

Si esa afirmación fuera cierta: ¿cómo se explica o cómo explicamos la sucesión de fracasos ocurridos en transporte aéreo en los últimos sesenta años.?

El caso AEROLÍNEAS ARGENTINAS nos sirve de ejemplo, fracasó la administración estatal argentina, fracasó la administración del reino de España, sea bajo el mando de Iberia y la SEPI, fracasó American Airlines, volvió a fracasar la SEPI y finalmente fracasó Air comet S.A y abro un interrogante no optimista sobre el futuro de la nueva administración por parte del Estado argentino.

Sin embargo el “mercado está en la Argentina”, se sigue repitiendo y la cosa es ver como se pueden sacar pasajeros del país.

Si esa afirmación fuera cierta: ¿cómo se explican los fracasos ocurridos desde 1960 a la fecha en el transporte aéreo de la Argentina.?

Quizás lo trágico de esta trama consista en el hecho que el mercado está pero no se sabe como explotarlo y esa paradójica situación es lo que despierta las ambiciones de los terceros.

Hace unos años participé en una reunión con gente de empresas extranjeras en la que me pedían que explicara este misterio indescifrable.

Para mi no fue un reto complicado la explicación, ya que aclaré que con políticas económicas erráticas y una política sectorial para el transporte aéreo, también llamada política aérea, obsoleta y ridícula, triunfar como empresario aéreo era una misión totalmente imposible tanto para el privado como para el Estado.
 
Fue una excepción la década del 90 que, convertibilidad mediante permitió el desarrollo de experiencias interesantes pero con escasa o ninguna profesionalidad aplicada al negocio.

El caso LAPA fue el más notorio.

Por ejemplo, salvo ese lapso, las tarifas las fijaba el estado pero era difícil encontrar el criterio usado para su determinación y recuerdo que en mi paso por AEROLÍNEAS ARGENTINAS la mitad del tiempo de la gestión estaba dedicado a obtener actualizaciones tarifarias en épocas que la inflación era de casi el 1% diario.
 
Otra parte importante de mi tiempo estaba dedicada a la cuestión laboral ya que los reclamos por la licuación de los salarios, consecuencia del proceso inflacionario, era permanente.

Apenas tenía tiempo para dedicarme a los demás problemas de la empresa.

Es decir la gestión era meramente reactiva y en ello se pasaban las escasas 24 horas del día, con el agravante que los funcionarios del Ministerio de Economía pretendían combatir la inflación negando o retrasando las autorizaciones para incrementar los salarios o mejor dicho para mantener su valor real, o demorando los ajustes tarifarios que siempre llegaban tarde.

Esto pasaba con todos los servicios públicos como si éstos hubieran sido los responsables de la inflación y no las victimas de la falta de inversión y de la propia inflación.

Hoy se repiten algunos de esos problemas y es el tarifario el mas grave.

El estado regula las tarifas de cabotaje a su gusto y el atraso tarifario fue una de las causas que determinaron el fracaso de AIR COMET en la gestión de Aerolíneas Argentinas y Austral, por el contrario la cuestión salarial fue atendida generosamente por el Estado, lo que obviamente no es criticable, pero aumentos de salarios y tarifas congeladas generan una ecuación que ni el propio Einstein podría resolver.

Según índices privados ya que los del INDEC son fruto de la brocha impresionista del señor Moreno, la pobreza estaría en el orden del 31%, el desempleo alrededor del 12% y el negativo nivel de actividad se puso de manifiesto por la brusca caída de las importaciones.

Estos datos significan ¿que el mercado sigue estando en la Argentina?

Claro el mercado es una cuestión de proporciones y este deteriorado mercado argentino resulta atractivo y suculento para empresas de todos los países limítrofes o vecinos con la excepción de Brasil.

Los vecinos buscan encontrar el nicho que les permita usufructuar una parte del mercado, el que obviamente esta relacionado con el tráfico regional e internacional de largo recorrido.

El grupo LAN ya está en el país, por ello lo dejo de lado en este breve análisis. El mercado argentino obviamente resulta una suerte de oasis para PLUNA, la cuestión es como entrar o como llegar.

Obviamente el cabotaje está vedado por el código aeronáutico para empresas extranjeras, también hay una referencia en los convenios de Chicago, que no impedirían su derogación ya que se admite la excepción en condiciones de reciprocidad, pero esa garantía resulta obsoleta por donde se la mire y fuera de tiempo.

La única posibilidad, es la de explotar el tráfico regional en el caso de PLUNA y eso explica el interés de desarrollar la ruta  MVD-REL (Montevideo-Trelew) que en realidad es GRU-REL (San Pablo Trelew) y quizás hasta CRV (Comodoro Rivadavia).

Otras rutas que conectan puntos del interior tienen la misma finalidad: alimentar sus vuelos regionales.

Existe también la intención de alquilar dos CRJ a AEROVIP, una sociedad que esta bajo la orbita de la legislación concursal y que pretende reactivarse mediante la utilización de esos dos aviones.

No se ve obstáculo que pudiera impedir esa negociación salvo que para las autoridades nacionales AEROVIP no supere el test de su viabilidad económico financiera o considere que sus rutas han cesado por falta de explotación o que se considere que es una forma encubierta de PLUNA para ingresar al cabotaje nacional.

Es cierto, el mercado está en la Argentina pero... es el mercado del hortelano, ¿no?

Ni vuela ni deja volar….
Read 1487 times