pocitosslider-intro-1920-400
mausoleo-slider-intro-1920x400
mvdmausoleoslider-intro-1920-400
solis-slider-intro-1920x400
Editorial

Al pan pan y al vino vino

por Sergio Antonio Herrera

Lo que está ocurriendo en el Uruguay es algo que debemos empezar a denunciar y lo hacemos aquí, en el Portal del Uruguay, sitio al que volvemos para editorializar, luego de un largo período en el que sólo lo hacíamos en el Portal de América. Creemos que es una temática que tiene que ver con la interna uruguaya y no, con el encare regional que queremos darle al PDA.

Por primera vez lo vamos a reconocer públicamente que hace tres elecciones que votamos al Frente Amplio en las elecciones nacionales y por ello, solamente por ello, nos sentimos "con derecho al pataleo".

Esto que afirmamos, todos los actores del turismo lo saben, pues nos hemos encargado de hacerlo conocer.

Pero lo que estamos viviendo, va en una dirección que nos alarma y que de alguna manera, nos obliga a denunciarlo.

Populismo barato

Mientras los que se rompen el lomo (por ser finos), trabajando en sus profesiones (médicos, abogados, contadores, escribanos), son atomizados en sus obligaciones impositivas (IRPF y varios etc.), los marginados de siempre, esta vez ven como el gobierno los beneficia, a expensas pura y exclusivamente del desplume de aquellos, los profesionales, los sostenedores de la tan emblemática clase media uruguaya de siempre.

El Presidente Mujica dice en Artigas que serán beneficiados, especialmente, los hogares comandados por aquellas madres jefas de hogar que no pueden pagar una cuota y a las que solamente se les va a solicitar alguna tarea comunitaria como pago de su vivienda.

Sería maravillosa la iniciativa si no fuese que la financia el sudor y las lágrimas de otros uruguayos, tan uruguayos como los beneficiados, pero que, a diferencia de éstos, pudieron estudiar se graduaron, trabajaron y forjaron un porvenir que creyeron venturoso, hasta que el gobierno de Vázquez primero, y ahora el de  Mujica, vino a esquilmarlos.

Las grandes fortunas de siempre, contra quienes fueron emitidos todos los discursos de la izquierda de siempre, siguen tan campantes como siempre (valga la redundancia de los tres siempre en un sola frase).

Las grandes fortunas siguen intocadas, solamente se arremete contra la clase media.

El Presidente no se da cuenta que harta, apareciendo en TV hasta el cansancio, repitiendo una y otra vez lo que él cree que todos quieren escuchar pero que no pasa de ingeniosas hilvanaciones que luego, en la práctica, rara vez puede llevar a cabo.

No puede con AEBU, no puede con ADEOM, no puede con COFE y por más que sus amigotes del PIT CNT quieren apuntalarlo, se desmadra la situación y el país entra en el caos.

Montevideo es una mugre y es cada vez más peligrosa y Canelones está abandonada; la Costa de Oro, supuesto destino turístico es lo más parecido al Valle de la Luna y no por su belleza exótica sino por los agujeros de sus calles.

Mientras tanto, los grandes números, los macroeconómicos, siguen dando bien y con ello, se sigue fabulando, se sigue intentando engañar. Basta ya. Nos vemos